Poetas Luz desde el Inframundo. Janitzio Villamar

Janitzio Villamar

https://www.facebook.com/janitziovillamarescritor

Ciudad de México, 13 de septiembre de 1969. Estudió Letras Clásicas en la UNAM.janitzio Ha dirigido revistas literarias y pertenecido a Consejos Editoriales de revistas y la UACM. Es corresponsal de la revista Sinalefa (USA). Ha hecho traducciones del griego, el latín, el francés, el ruso y el inglés. Ha participado en revistas, periódicos, antologías, webs, enciclopedias y blogs de América, Europa, Asia y Oceanía. Fue tesorero de la OUEPAC. Ha publicado plaquettes, antologías y libros de cuento, novela, teatro, ensayo y poesía. De poesía España, aparta de mí este cáliz (2011), Silencio (2011), Soluciones a la de Ares periferia. Tetralogía Ana 1 (2013) y Desconcierto. Tetralogía Ana 2 (2013) y Salvaje tentación. Tetralogía Ana 3 (2013).

Hoy, LUZ DESDE EL INFRAMUNDO, da la bienvenida a este 2015 con la poesía de Janitzio Villamar.

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

El cerco

“A mí me gusta mucho relinchar”…

“¿Cómo era aquel relincho americanos?

Aquel que empieza

¡¡Justi-í-í-í-í-cia!!”

León Felipe

El cerco lo estableciste tú, víctima de cerco

y el del diario pudo atravesar el cerco.

Djelfa era un cerco y tú, víctima de cerco

al fin dejaste el ardiente, terrible cerco.

Para Guevara, el cerco fue que lo ignoraran

y la muerte el rápido escape, la llave de salida.

El cerco, para Guevara, fue roto muchas veces.

A él escaparon Diario, entrevista, ideología

y el rostro que ahora se repite tantas veces,

tantas veces bajo tantas formas.

Su rostro cuaja hoy en cada mancha de sangre latinoamericana.

Desde Panamá y su canal Torrijos

hasta el Paso y Nogales,

hasta la Patagonia y la Tierra del fuego,

cada mancha de sangre se torna Guevara,

el rostro que reconocemos como Guevara.

¡Que caigan los chorros de sangre latinoamericana

en tierra, sobre piedra, cemento y acero,

que caigan y formen el rostro Guevara!

Del poemario España, aparta de mí este cáliz (Estigia, 2011)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Comunión

Masa:

tengo de ti los heraldos negros.

   Negros, negros, los heraldos.

Golpe, sobre la vida el golpe.

Hay golpes en la vida, tan fuertes…Yo no sé!

Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,

la resaca de todo lo sufrido

se empozara en el alma…Yo no sé!

Masa:

de ti obtuve el cáliz y la España en Trilce.

No oculto el robo en despoblado.

Golpe, siempre golpe.

¿Devolver el golpe?

Vusco volvvver de golpe el golpe (…)

Busco vol ver de golpe el golpe (…)

Fallo volver de golpe el golpe (…)

Y hembra es el alma de la ausente.

y hembra es el alma mía.

España paña en mi América contenida nida.

Un Vallejo     un Cernuda,

aubita en ti el grito,

la nada tibia la respuesta,

     Lorca, Bécquer,

cáliz, mitra;

     ¿qué vedo yo cristal en cinta?

Cáliz, siempre cáliz,

cáliz, Cierva antes,

cáliz, el de mancha, el manchado,

    cáliz, León, el de los caballos el amante:

el león persigue, a caballo,

la cierva de mancha y cáliz

l´orca aubita, ¡que vedo!, la Cternura,

Bécquer, Bec quer, ¡ve querer!

América a través de España,

en flor de España el Pirú Pirú,

en flor peruana España florecida.

Al final de la batalla,

Y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre

Y le dijo:”No mueras, te amo tanto!”

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Al cáliz yo renuncio,

al cáliz de la sangre.

Bebo del cáliz bebo de la España bebo,

del verso bebo,

de Vallejo bebo.

Golpe, golpe, siempre golpe,

amo, amo tanto.

Del poemario España, aparta de mí este cáliz (Estigia, 2011)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Silencio VIII

Anidan a borbotones,

en mi cuerpo anidan

los pájaros en su óseo vuelo anidan,

en árboles de hueso anidan,

las osamentas de las plumas posan,

en árboles de hueso anidan.

Los huesos chocan, las mariposas los huesos chocan,

Las flores sus óseos pétalos levantan.

Arriba, sobre los huesos, brilla el esque del del sol to,

sin carnes refulgen los sus huesos, los sus huesos.

De óseo polvo la tierra y el aire óseo se respira.

Vuela mi osamenta, vuela,

Rápido vuela, en silencio vuela,

En silencio, en silencio.

Chocan los huesos y no existe ruido,

Castañean los dientes todos y no existe ruido,

Y se posan y bailotean y no existe ruido,

Silencio, sólo silencio que escuchamos en todos los rincones,

Silencio que permanece a nuestro lado, silencio entre las grietas,

En los pliegues y la piel y la sangre y en la del aire intangencia.

Del poemario Silencio (Estigia, 2011)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Epílogo en pájaros

Ves el vuelo que te cautiva,

Eres el vuelo que cautiva,

De los volátiles las alas que se mueven con la del viento la marea:

O              l              n               a             l            í

R   p        o     a.       a     a        c    l       a    a      r    i

O       é n d          a   c          r i o,       a   c        n d        a.

Pájaro al que su silencio pronto lo pervierte,

Pájaro que canta,

Pájaro que vuela y aletea,

Pájaro que desborda en mí las flores,

Pájaro que renace, fénix, en mí, las flores.

Voz de la palabra y palabra de la voz,

Arena que colma los desiertos,

Agua que brota en cada río,

Jazmines y bugambilias en los dedos de cada mano, eterna primavera.

Ahora comprendo que la noche estalle y el día oscurezca su sonrisa…

No existen sin tu reflejo las raíces del silencio,

No existen primaveras sin la voz de la agonía,

No hay equilibrio en el de madera arquitectura sin tus labios que murmuren

Las mismas las palabras que en ti  siempre florecieron,

Las que reverberan entre los tímpanos de mi azúcar,

Las que disparan siempre de mis tímpanos los recuerdos.

Pájaros me moran el destino,

Pájaros suavizan la materia de mi sigilo

Y al fin dejo la cavidad del miedo,

Contemplo la prima primavera,

Acallo la voz del arcoíris,

El pie traslado un paso adelante.

Tu silencio a me habla cada día durante la noche y cada noche durante el día.

Tu silencio me conmueve y estrangula la soledad,

Me acompaña cuando el sol llora nieve,

Cuando los gatos trasladan sus madrigueras a mis pupilas,

Cunado temo que la tarde languidezca bajo las plumas del ave fénix.

Contigo silencio en la de pájaro voz,

Contigo silencio en cada madriguera, en cada resquicio de la memoria.

Contigo silencio en la pájaro de la voz, la voz.

Del poemario Silencio (Estigia, 2011)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~
Soluciones a la de Ares periferia I

Del cuerpo la nostalgia.

Tu piel en mis ojos se estaciona.

Inundas en un instante la nostalgia acumulada.

La superficie sólo entiende de la lenta solución del tacto.

Sumergirse en un abismo,

sumergirse en la nota última de la escala,

obliga a separar el tacto, la mirada,

mas no hay abismo que evite la nostalgia

del cuerpo y la piel que en mis pupilas se estaciona.

Sueña en mí la piel

cada sombra, cada espacio

del manto que me cubre, níveo manto,

sueña la nostalgia acumulada.

Los pregones en mí se apagan:

madura el agua,

madura el grito en la madriguera,

la inagotable espera se resquebraja.

El cuerpo espera.

La piel se introduce, níveo manto,

en el sueño; es nostalgia.

Hay labios en la garganta que se agita.

Vive la pupila desde su cárcel:

el límite separa:

espacio que se acumula entre la piel y su nostalgia.

Vivo la nostalgia.

La caricia recubre el horizonte.

En la nostalgia reside el grito, la voz oculta.

Y pregono, sólo de mí emerge el pregón por la nostalgia.

Del poemario Soluciones a la de Ares periferia (Estigia, 2013)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Muéstrame del arpa la resonancia

Muéstrame

del arpa la resonancia.

Muéstrame

de tu cuerpo el alma.

Resuene del cuerpo el arpa,

cuerpo, cuerpo, cuerpo.

Vibren cuerdas del arpa ahora,

vibren cuerdas.

La música estalla en mí, memoria,

la música me estalla a mí, desmemoria:

no, no soy memoria en ti,

no, no soy.

Música estallada en la memoria,

memoria del estallido soy.

Y una sola pala, palabra me conmueve,

una sola pala, palabra me derrite, cuerpo.

Arpa en la noche vibro,

canto con el cuerpo en cuerdas y tañido,

canto.

Estallido de la memoria, en mí,

el del arpa el tañido…

Es tañido

tañido

es tañido

estallido,

En mí el tañido,

de la cuerda el estallido,

del cuerpo el tañido:

Cuerpo, cuerda,

cuerdo, cuerpa, el tañido,

estallido,

el tañido.

Resuena en mí

el arpa, el arpa en mí,

arpa yo.

No soy tañido,

no soy estallido,

   cuerpo no,

         cuerda no.

En ti no soy memoria del estallido.

Del poemario Soluciones a la de Ares periferia (Estigia, 2013)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

 

Desconcierto VI

Por tus ojos fuego,

De tus ojos fuego.

A mi piel atraviesa el fuego.

Ha muerto la dignidad.

¡espectro, sólo espectro,

Eso es sólo un tímido espectro!

Ja,

Por fuego muere,

Con el fuego fuego muere,

La dignidad se muere,

La dignidad se contamina, conta contamina,

La dignidad se contamina.

Cuerpo en fuego envuelto,

Mente por el fuego envuelta,

Sexo en el fuego disuelto, suelto, suelto,

En fuego de la letra la tiranía,

En fuego la consecuencia de la palabra,

Palabra escrita, escritura de la palabra:

Libro, mariposa, pájaro, de la luz el haz,

Y conmoción en del cuerpo parte la meridiana,

La que bajo tantos candados permanece,

La que tanto asedio sufre,

En fuego envuelta.

Por tus ojos fuego,

De tus ojos fuego.

La voz que intimida,

La voz que resquebraja,

La voz que rompe a puñetazos la del mármol resistencia,

Con cincel el golpe,

Con pico el golpe,

Con martillo el golpe,

Con hacha el golpe,

Con cuchillo y daga y la piadosa el golpe,

El golpe, el golpe, el golpe,

Del fuego el golpe, el golpe, el golpe,

del fuego la del áspid mordedura,

por los ojos la mordedura,

de tus ojos la mordedura.

Del poemario Desconcierto (Estigia, 2013)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Desconcierto XVII

Mencionar aquí las fresas

Acto de misericordia se convierte.

Mencionar que existe el mundo,

Que hay flores y riachuelos, árboles y hondonadas,

Que lleno de vida el mundo permanece,

Acto de misericordia es.

Podrá  el viento cambiar de rumbo

O los continentes aparecer y desaparecer.

Podrá el gorrión su canto transformar,

Podrá el mar cambiar sus corrientes bravas

Y al fin del arenoso de Libia las arenas se podrán calcular.

Podrán desaparecer del hombre la totalidad de las palabras,

Los planetas a su inicio retornar,

La vista podré volver atrás,

Mas nunca podré olvidar que

 muerde

el tu fuego.

Del poemario Desconcierto (Estigia, 2013)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Salvaje tentación XX

Ceniza sobre la piel, me esparzo,

Ceniza contra la piel, me esparzo,

Ceniza entre los dedos, me esparzo,

Ceniza yo, la ceniza,

Ceniza tú, mi ceniza,

Ceniza la de mis palabras voz, la ceniza.

Muéstrame claro, Eros, la ceniza,

Muéstrame de piel y cuerpo y rostro, la ceniza,

Muestra de mis labios el contorno, la ceniza,

Muestra de mis dedos el contorno, la ceniza,

Muestra de mis uñas el contorno, la ceniza,

Muestra de mi lengua la ceniza:

Sobre el pecho, contra el pecho, ceniza que se esparce, la ceniza,

Entre los labios la ceniza,

Entre los labios la ceniza,

En la del dolor causante, la del alba la manifesta-ción,

La ceniza, la ceniza.

Ceniza sobre tu piel, me esparzo,

Ceniza contra tu piel, me esparzo,

Ceniza entre tus dedos, me esparzo,

Ceniza, yo, tu ceniza,

Ceniza tú, mi ceniza,

Ceniza la de mis palabras voz, tu ceniza.

Del poemario Salvaje tentación (Estigia, 2014)

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Salvaje tentación XXXIII

Invocaré tu nombre, sobre el fuego arderán los labios:

Nombre, nombre, nombre,

Ceniza de la ceniza, la ceniza,

Eco, arma, voz, el fuego,

Invocaré tu nombre,

En el pecho el blanco, oh, tú, la saeta, en el pecho,

Apunta al nombre.

Disparen labios fuego, disparen fuego,

Por el nombre fuego, invocación.

Tu nombre invocaré, sacrilegio,

Con tu nombre jugaré, sacrilegio,

Con tu nombre fuego haré, sacrilegio,

Sobre la página fuego, con la página el fuego, entre la página el tu fuego:

Fuego, fuego, fuego,

Los labios fuego…

Escucha al fuego, escucha crepitar el fuego, te murmura:

Nombre de tu nombre el nombre,

De tu voz el nombre,

De tu cuerpo el nombre,

De tu piel el nombre,

El nombre nombre,

de tu nombre el nombre.

Invocaré tu nombre.

Fuego entre la ceniza, el tu nombre,

De la ceniza el fuego de tu nombre,

Ceniza que vierto a paladas,

Ceniza en que me convierto, a paladas,

Ceniza que cobra nombre, la ceniza,

Fuego,

De tu nombre el fuego, de tus ojos el aliento…

Ojos fuego, ojos invocación del fuego.

Invocaré tu nombre,

Tu nombre invocaré, tu nombre,

¿a qué espero, la ceniza?

¿qué rumor a mí llega, la ceniza?

Fuego, de tu nombre se desprende el fuego,

Fuego entre las hojas, fuego,

Fuego la poesía, el mi fuego,

Fuego la ceniza, la poesía,

Ceniza la poesía,

La ceniza yo esparzo, la ceniza,

A paladas la ceniza, la ceniza,

Entre tus brazos, hasta tus brazos la ceniza, la ceniza.

Invocaré tu nombre.

Del poemario Salvaje tentación (Estigia, 2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s