La voz que agita el Verso. La columna de Martín Jiménez Serrano

En LUZ DESDE EL INFRAMUNDO. Revista electrónica de Poesía, les traemos la nueva entrega de la columna de Martín Jiménez Serrano en la sección de análisis e investigación. La espera es sinónimo de sabiduría y ésta ha sido fructífera. Disfrútenla.

—–~~~~—–~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~—–~~~~—-~~~~

Creación del instante

¿Quién de nosotros?

¿Qué está sucediendo con la poesía en México? ¿Acaso ha entrado en crisis, después de las vanguardias europeas y latinoamericanas?

El surgimiento de los ISMOS literarios europeos se dio como consecuencia de la inconformidad Martin caricatura1de seguir escribiendo bajo la estética parnasiana, que buscaba la restauración de la poesía tradicional, de continuar en la escuela del verso canónico, sujeto a la rima y a la métrica, además del tono declamatorio. Ante esta circunstancia de una poesía preceptista, Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud y Stéphane Mallarmé comenzaron una ruptura con las estéticas anteriores, abrieron un nuevo camino que dio paso a la poesía contemporánea. Así los sonetos: Correspondances, de Baudelaire, y Voyelles, de Rimbaud, iluminarán a las generaciones venideras de poetas en la manera de escribir nueva poesía, pero será con Coup de dés (1897) de Mallarmé, que la poesía se convertirá en el lector en un gusto por lo visual, sin descuidar lo auditivo. Magnífico poema espacial éste, del que su propio autor dijera que no se trataba de trazos sonoros regulares o versos a la usanza, sino, más bien, de subdivisiones prismáticas de la Idea. Así que, para tal fin, el poeta francés se dispuso a jugar con la hoja en blanco y dar paso a la innovación tipográfica en el poema. Desde entonces la poesía tomó un nuevo rumbo, dando así origen a la línea poética.

Inmediatamente después de estos tres grandes poetas, vinieron los llamados movimientos de vanguardia por antonomasia: Futurismo (1909), Imaginismo (1914), Dadaísmo (1916), Ultraísmo (1919) y Surrealismo (1924), entre otros. Todos tuvieron una gran resonancia en las estéticas latinoamericanas, como en el Creacionismo, en Chile; el Euforismo, en Cuba; el Ultraísmo, en Argentina, y el Estridentismo, en México. Así, tanto en Europa como en Latinoamérica se había logrado una nueva expresión lírica. Se pasaba del poema clásico al poema de la ruptura, en un principio con las formas predeterminadas, pero con un trasfondo surrealista (como lo hicieron los poetas llamados Contemporáneos), o futurista y cubista (como lo podemos apreciar en los estridentistas). En este proceso de ruptura, la poesía también tomó el rumbo de lo conversacional, como en Ramón López Velarde; lo antisolemne y prosaico, más que declamatoria, como en Oliverio Girondo y Nicanor Parra; pero ellos no fueron más que hijos de las vanguardias de entreguerras, mismas que dieron a nuestra poesía latinoamericana una identidad contemporánea, fincada en el efecto visual y en la disposición tipográfica, dada la distribución de las palabras que intentan expresar la intuición del poeta en el poema; desde entonces se ha abusado de esta técnica composicional, muchas veces sin que el que lo está empleando tenga una conciencia clara de lo que está haciendo, es decir, de que le esté dando el sentido evocador para el que fue creado en un principio, como bien lo hizo Mallarmé en su Coup de dés, donde “los blancos”, así llamados por su autor, atrapan la mirada del lector, para provocar en él un efecto espacial, incluso rítmico, sonoro, pues con este magnífico poema el poeta francés quiso producir una partitura en la lectura del poema en voz alta.

Pero también hay que recordar al poeta Simias de Rodas, allá por el año 300 a. C., con sus poemas figurativos, que bien pueden ser el antecedente de Li-Po y otros poemas (1920) de José Juan Tablada.

Reitero, en la actualidad podemos ver poemas que siguen estas técnicas, pero dan la impresión de que sus autores se dejan llevar más por la atmósfera posvanguardista que por tener una clara conciencia del origen de ellas. Me pregunto si la mayoría de los poetas actuales prefiere usar la línea poética en lugar del verso tradicional por parecer ya arcaico este último. Si bien es cierto que con los ISMOS se entronizó esta manera de escribir, también es cierto que la poesía actual, bisnieta de aquellos ISMOS, se ha quedado anclada en la estructura y contenido de lo que un día fue novedad.

Ahora que hay una explosión y explotación del uso de la línea poética (con el pretexto de que hoy en día así se escribe), ¿podemos afirmar, sin vacilación alguna, que todo lo que así se escribe es poesía? ¿Realmente nuestra juventud tiene una propuesta poética de avanzada o sólo se conforma con seguir las técnicas de sus antecesores? De ser así, entonces ¿cómo librarse de los ecos vanguardistas? Porque bien lo advirtió José Carlos Mariátegui en “Arte, revolución y decadencia” (1926): “No podemos aceptar como nuevo un arte que no nos trae sino una nueva técnica. Eso sería recrearse en el más falaz de los espejismos actuales. Ninguna estética puede rebajar el trabajo artístico a una cuestión de técnica. La técnica nueva debe corresponder a un espíritu nuevo también. Si no, lo único que cambia es el paramento, el decorado. Y una revolución artística no se contenta de conquistas formales.”

En este tiempo de crisis en todas las esferas sociales, realmente se necesita una renovación profunda, total, de la poesía en México. Una poesía de ruptura. Porque algo le hace falta a la poesía escrita en México, algo que vuelva a conmover (sin sentimentalismos) al lector y que se quede con esa conmoción en el alma como una sustancia aromática en la piel, a pesar de que ya no tenga el poema en sus manos.

Poetizar otra vez el mundo, pero de diferente manera, con un nuevo destino literario más allá de la técnica.

Sin duda alguna, ha de ser de esta crisis estética de donde habrá de surgir el nuevo rostro de la poesía. Pero, ¿quién de nosotros lanzará el primer poema? ¿Quién de nosotros dirá: –Yo? ¿El que esté libre de influencias?

Anuncios

4 comentarios en “La voz que agita el Verso. La columna de Martín Jiménez Serrano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s